features-4

Construcción Verde 


Nuestra práctica diaria nos demanda estar atentos a los cambios ambientales sufridos en los últimos tiempos. Si bien la naturaleza se ha vuelto más impredecible a causa de los efectos del hombre sobre el planeta, la construcción actúa como un eslabón concientizado, alentador y promotor del modo de vida que debiera adoptar la población mundial dentro de la cadena de protección y cuidado del medio natural en el cual asentamos nuestro quehacer cotidiano.


Aunque la denominación de este tipo de compromiso con el medio ambiente hoy tiene por nombre “construcción  sustentable”, no deberíamos dejar de recordar que todo buen proyecto implica conocer a fondo las condiciones de implantación desde las primeras etapas de administración del proyecto. Asignarle un concepto a esta manera de construir ha contribuido a normalizar criterios y fundar organizaciones que promueven y “educan” a los habitantes del planeta sobre las condiciones actuales del medio natural, así como también provee diariamente las herramientas para llevar a cabo una actuación responsable.

La denominada “construcción verde” se rige entonces sobre la base de una serie de principios y objetivos:

          1. Minimizar el consumo de recursos naturales a lo largo de todo el ciclo de vida de la estructura
          2. Minimizar las emisiones contaminantes durante el ciclo de vida de la obra
          3. Proteger el ambiente natural
          4. Crear un espacio confortable, saludable y benigno para quienes lo habiten
          5. Incorporar calidad, funcionalidad y rendimiento en relación al objetivo del edificio
          6. Realizar un balance entre la calidad ambiental que ofrece y su valor económico


Una de las tareas a tener en cuenta en el desarrollo del proyecto es la elección de los materiales intervinientes en la obra. Existen infinidad de materiales disponibles en el mercado, pero generalmente desconocemos de su procedencia, modo de fabricación o su factibilidad de ser reciclado una vez finalizada su vida útil. Las elecciones se basan en su mayoría a las características estéticas, económicas o de durabilidad que posee.


Deberíamos entonces sentarnos a pensar en una serie de materiales que colabore con el compromiso adoptado para con nuestro medio natural, y que su uso sea justificado no sólo por cuestiones estéticas y de funcionalidad, sino ecológicas.